Como hacer saber a la demás gente, que su vida te importa una mierda educadamente.

Una vez más, aquí me tenéis súbditos anormales. Si después de las dos clases todavía no os han partido la cara,  con esta tercera, seguro que tampoco.

 

Un día de verano, te encuentras muy amablemente en la playa junto a tus amigos, con una cerveza en la mano y luciendo ese moreno de mierda que tanto deseas en invierno, cuando de repente una puta amiga se acerca, y te das cuenta de que algo malo le ha ocurrido.

Estoy fatal, hace un par de meses me follé les hice el amor a cuatro tíos y no me viene la regla. Que voy a hacer ahora, tío, que no se quien  es el padre tío. ¿Será el Jonny? o tal vez sea el Juanan. Estoy echa un lío, no se como ha podido pasarme esto, yo siempre suelo controlar con estos temas.

Te quedas pensativo, sin saber que decir y sueltas: 

– Vaya, menudo problemón, la próxima vez, en vez de un condón preservativo, ponle dos. 

Error garrafal. ¿Como coño le va sa decir eso? Gilipollas. Tienes que mirarla con cara de asco , apartarte un poco y soltar a frase mágica:

– Verás, preciosa, me importa una mierda tu vida, puta. Me la suda. 

Después de eso, recomiendo levantarte dar un trago a la cerveza y irte a dar un baño, o con tu padre, o con quien quieras, coño.

 

Un domingo, te levantas después de una noche de fiesta extrema, con una resaca del carajo, cuando de repente suena el teléfono.

– Cariño, se ha muerto la abuela Puri de Elche, te recogemos en media hora que nos vamos para allí cagando leches. Ponte algo decente.

Una persona normal, cogería y se vestiría entre lágrimas mientras por su mente pasan todos los recuerdos de la abuela Purificación. Pero tú no eres normal ¿Verdad?

– Me la suda.

Y cuelgas. Adiós herencia, el piso que tu abuela tenía en Elche se lo dan a tu primo Rufino, y tus padres no te vuelven a hablar en la puta vida. Pero pasas la tarde del domingo viendo películas tirado en el sofá como un pro.

 

Una mañana fría, te presentas a las diez a las puertas del banco para pedir un préstamo, ya que te quedaste sin piso tras la muerte de tu abuela Puri. Durante la conversación con el amable hombre que te atiende, ves en sus gestos, que te vana  denegar dicha mierda.

– Lo siento, pero el ordenador… no me deja concederle el préstamo, no se imagina cuanto lo siento, va a tener que irse a vivir con sus padres, mientras yo sigo estafando a gente gilipollas como usted y llenándome los bolsillos.

Poco a poco, sientes como tu barbilla roza la mesa. 

– ¿Per..Perdona?

 

– Que es usted un muerto de hambre, básicamente.

 

Aquí es donde tienes que darlo todo. Te levantas, lo miras con cara de asesino, y le estampas el monitor de su asqueroso ordenador en la cara. Metes la mano en el puñetero tarro de caramelos, y llenas tus bolsillos.

– ¡Voy a llamar a la policía!

Dirá con la nariz chorreando sangre, y recogiendo sus dientes del teclado.

– ¡Me importa un carajo! ¡Me la suda! ¡Me sopla la polla! ¡Váyase usted a la mierda!

 

Y te vas del banco haciendo el moonwalk a lo Michael Jackson.

 

A chuparla, ah, por cierto. Si hacéis eso en el banco, probablemente, en vez de triunfar en la vida, acabéis en la cárcel, pero ya sabéis que es como irse de vacaciones con todos los gastos pagados.

 

Anuncios

Publicado el diciembre 13, 2012 en Asunto serio, Cachondeo Xtreme, Ilicitania, Incoherencia extrema. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: