Llamar a alguien SUBNORMAL y quedarse tan ancho.

En mi afán por hacer de vosotros unos buenos hijos de puta súbditos, hoy os voy a impartir otra clase esssstupenda para triunfar en la vida. 

Imagina que un día te apetece salir a comer, llegas a un buen restaurante, pero tu sueldo de mierda, te impide pagar una comida en ese restaurante. Al final terminas en el MCauto y te atiende una chavala de unos 17-18 años, sin estudios, vamos, una cani de mierda. 

Quiero seis hamburguesas de un euro porque soy un obeso de mierda y quiero morir de un infarto. Un helado de oreo con mucho chocolate para mantener las lorzas, y de beber una cola light, que hay que cuidar la línea.

Tras hora y media pidiendo la mierda de comida, la dulce chica asoma por la ventanilla con una gran sonrisa, y pregunta:

– ¿Lo quieres para tomar aquí, o te lo ponemos para llevar?

Aquí es cuando tienes que darlo todo. Una persona normal, le contaría a la chica inculta de los cojones que el MCauto es para llevartelo a donde te salga de los cojones. Otra persona le respondería: 

– Para comer aquí, que he quedado con tu puta madre. ERROR.

Debes mirarla fijamente a los ojos, a poder ser con un tic de enfermo mental en el ojo y dejar que de tu boca salga sin prisa pero sin pausa esta frase:

Tú.. tú eres subnormal ¿Verdad?

A continuación, sigues mirándola fijamente con tu mirada amenazante.

Al ser una cani de los cojones seguramente te responda con algo tal que así:

A M N M HABLS ACI Q T PGO 2 KPONS Q T PNGO MIRNDO A JERUSALÉN.

Tienes cinco segundos para descifrar su mensaje y responder educadamente con:

Mira, bonita, me cago en tu puta madre. Arrancas el coche y te marchas. Dos meses más tarde volverás allí y repetirás el proceso.

La siguiente situación, se produce en un bar, tu eres camarero, y viene un hombre de unos treinta, o cuarenta años, señalando el tirador de cerveza.

– ¿Es esto cerveza? – Preguntará sin bajar el dedo-.

Ahí tienes que ser rápido, señalarlo y decir:

– ¿Es usted subnormal?

Te despedirán, sí. No volverás a trabajar en tu puta vida, también. Pero siempre tendrás la satisfacción de haber dicho eso tan educadamente.

Una mañana levantas, y parece, que durante tu plácido sueño, una morsa te ha violado y apalizado, ya que te encuentras como una puta mierda. Decides ir al médico. A ese profesional de la salud cualificado y con años de experiencia que prometió en su pasado ayudar a la gente a vivir más tiempo recetando medicinas a diestro y siniestro. Tras hora y media de espera, pronuncian tu nombre, y entras arrastrándote a la consulta, moribundo, esperando a que te toque con sus manos de medico, y te haga sentir mejor. Te sientas, y te mira mientras teclea algo en hebreo en su ordenador de ultima generación.

– Usted esta perfectamente sano – Dice sin haberte atendido – Esta usted fuerte como un roble. Puede usted marcharse. 

Aquí debes poner las manos sobre su mesa de mierda firmemente, levantarte de la silla de mierda y mirarlo con tu peor cara. Y sueltas la frase, es fácil. Puedes utilizar este combo:

– ¿Es usted subnormal? Me cago en su puta madre.

Después de eso, puedes pedirle alguna piruleta para tus hijos, o para ti mismo, lo que prefieras.

Y hasta aquí la clase de hoy, seguir mis consejos y llegaréis lejos, cabrones.

PD: A chuparla.

Anuncios

Publicado el diciembre 11, 2012 en Asunto serio, Cachondeo Xtreme, Incoherencia extrema. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: